Trabajar los fines de semana: ¿compensa?

23/09/2014
Muchos profesionales freelance deciden trabajar más de ocho horas al día y hasta dedican parte del fin de semana a sacar adelante sus proyectos. Pero, ¿realmente compensa?
Al darnos de alta como autónomos nos damos cuenta de que por el mero hecho de serlo tenemos que asumir toda una serie de pagos que, en muchas ocasiones, ni tan siquiera nos habíamos planteado. Hay que abonar las cuotas a la Seguridad Social (alrededor de 260 euros mensuales), pagar el IVA y el IRPF, contratar a un gestor que nos asesore y nos lleve las cuentas, adquirir material y cómo no, hacer frente a las facturas de la luz, del teléfono y a cualquier otro gasto asociado a nuestra actividad. Pero por si esto fuera poco, una vez pagadas todas estas cantidades fijas tiene que quedarnos dinero para vivir. Así no resulta extraño que muchos autónomos decidan trabajar hasta muy tarde o aprovechen los fines de semana para seguir desarrollando su actividad profesional.
 

Al principio todos los autónomos tienen súper poderes

 

Lo más lógico es que al principio, nada más poner en marcha una actividad, cualquier autónomo tenga más ganas que nunca de sacar adelante su nuevo negocio. Es cierto que una vez nos convertimos en freelance se acaban los horarios fijos: la mayoría consultamos el correo electrónico a todas horas para responder a nuestros clientes lo antes posible, prescindimos de la cena familiar para poder terminar un trabajo urgente y hasta dejamos a un lado las vacaciones para no perder ni un solo mes de ingresos. Pero por suerte, los súper poderes de los autónomos no duran para siempre. Y decimos por suerte, porque descansar es eminentemente necesario para la salud de cualquier persona, muy a pesar de que necesite el dinero para hacer frente a sus gastos o a los de su familia. 

 
La experiencia nos dice que al cabo del tiempo, para el autónomo resultará prácticamente imprescindible establecer unos horarios fijos que le ayuden a regular sus tiempos y a reservar (aunque finalmente decida trabajar los sábados por la mañana) horas libres para relajarse, atender a sus seres queridos o llevar a cabo aquellas actividades que le apasionan y que no debería haber abandonado nunca. 
 

Aprender a manejar el tiempo

 

Los autónomos sí tienen, sin embargo, un superpoder infinito: la capacidad de manejar el tiempo a su manera. A diferencia de cualquier trabajador por cuenta ajena, los freelance tienen la posibilidad de organizar sus horarios según los flujos de trabajo y circunstancias personales, estableciendo sus propios tiempos de descanso. Si bien es cierto que en ocasiones los proyectos más voluminosos pueden alargar nuestra jornada laboral a las franjas nocturnas o a los fines de semana, como autónomos siempre tendremos ocasión de reservar la mañana o las jornadas siguientes para el descanso o para realizar aquellas actividades o gestiones que hemos dejado pendientes. 
 

Pero, ¿realmente compensa trabajar en fin de semana? 

 

Establecer un manual sobre cómo deben gestionar el tiempo los autónomos resultará improductivo para una gran mayoría. Lo que resultará más lógico es que cada freelance sea capaz de revisar las características de su actividad, la cantidad de proyectos o clientes que tiene y sus circunstancias personales para establecer unos horarios y tiempos de descanso ajustados. En todo caso, le recomendaríamos tener en cuenta que es necesario mantener un ritmo de vida equilibrado, con espacio para el trabajo pero con franjas importantes dedicadas al descanso. Trabajar durante demasiadas horas únicamente centrados en el objetivo económico puede desestabilizarnos, generar en nosotros un estrés poco beneficioso para el organismo y reducir significativamente nuestro rendimiento. 
 
Facebook Twitter

Facebook Comments Box