Consejos para gestionar el tiempo si trabajas desde casa

14/11/2014
Trabajar desde casa es un arma de doble filo. Por una parte puedes trabajar cómodamente y sin interrupciones, pero por otra, es muy difícil trazar la línea de separación entre trabajo y tiempo de descanso
Trabajar en casa
Trabajar desde casa es algo habitual para muchos freelance, ya sea porque te ahorras el alquiler de una oficina y el tiempo de desplazamiento, por la flexibilidad del tiempo y horario de trabajo o porque, no lo neguemos, puede resultar muy cómodo a priori. 
 
Pero como me dijeron una vez "lo mejor de trabajar desde casa es que puedes pasarte todo el día en pijama y lo peor es que te pasas todo el día en pijama". Y es que si no te organizas bien es muy probable que tu jornada laboral dure las 24 horas del día y que además sea muy poco productiva.
 

Establece un horario de trabajo en casa

 
Del mismo modo que si trabajaras en una oficina, debes marcarte un horario de trabajo y obligarte a respetarlo. Decide las horas que le quieres dedicar a tu jornada laboral: media jornada, jornada intensiva o jornada completa. Márcate una hora de entrada y de salida y cúmplelas.
 

Identifica tus picos de productividad

 
Durante el día todos tenemos momentos en los que somos más productivos que otros. Analiza durante una semana en qué momentos rindes más y organiza tu trabajo en función de estos horarios.
 
Por ejemplo, si te cuesta arrancar por las mañanas, aprovecha el momento en que eres menos productivo para hacer cosas mecánicas como revisar el correo o planificar la agenda. Si tu momento de máximo rendimiento es de 10 a 14, concentra el trabajo más importante durante estas horas. Aprovecha al 100% tu momento de máxima concentración, solo así trabajarás de forma rápida y eficaz sacándole partido a cada minuto de tu jornada.
 

Elimina tus ladrones de tiempo

 
Saber en qué pierdes el tiempo es básico para ser más productivo. Obsérvate en tu día a día y detecta las actividades o tareas que "sólo te llevan cinco minutos", pero que sin darte cuenta te has pasado horas haciéndolas. Algunos de estos ladrones de tiempo son muy fáciles de detectar, como es el caso de las redes sociales: ¿cuántas veces consultas Facebook o Twitter en tu horario de trabajo? 
 
Otro de los habituales ladrones de tiempo es el email. Correo que recibes, correo que respondes y sin darte cuenta has pasado más horas respondiendo emails que haciendo el trabajo que tenías planificado.
 
Para evitar que estas actividades se conviertan en ladrones de tiempo es recomendable planificarlas durante el horario de trabajo. Márcate un momento del día para mirar el correo o las redes sociales. Es sano intercalar momentos de máxima concentración y trabajo con otros de ocio. Una buena opción es que planifiques estas actividades al principio, al final de la jornada o al terminar el periodo de máxima productividad.
 

Busca una excusa para salir de casa

 
¿Te imaginas pasar el día entero encerrado en la oficina? Suena terrible, ¿verdad? Pero si trabajas desde casa es posible que sin darte cuenta no hayas salido de ésta en 24 horas.
 
Busca una actividad para salir fuera cada día. No basta con marcar un horario de oficina y otro de ocio si dicho ocio consiste en pasar de la oficina al sofá. Ir a comprar el pan, desayunar fuera o simplemente dar un paseo es recomendable y necesario para desconectar de tu jornada laboral y no pasarte el día en pijama.
 
También te puede interesar:
 
Facebook Twitter

Facebook Comments Box