Trabajar desde casa: cómo conciliar tu vida profesional y personal

26/06/2014
Muchos freelance trabajan desde casa, de modo que una de las habitaciones suele convertirse en despacho, taller o estudio. Pero, ¿cuándo sale el autónomo de ese cuarto para seguir con su vida y cuándo regresa a sus tareas profesionales?
Trabajar desde casa no es fácil. Como autónomos, los profesionales que desempeñan su trabajo en el hogar tienen que lidiar con muchísimos frentes: aprender a ser organizados, establecer una rutina de trabajo, evitar distracciones, atender visitas inoportunas, hacerse cargo de las obligaciones familiares e incluso aprender a decir aquello de “por hoy hemos terminado”. Algunos freelance tienen serias dificultades para organizarse, de modo que dejan de ser productivos, ganan menos dinero y para colmo, nunca tienen tiempo suficiente para disfrutar de un día libre en familia, planear unas vacaciones o abandonarse en el placer de la lectura. Entonces, ¿es posible conciliar nuestra vida profesional y personal trabajando desde casa? ¡Pues claro que sí!
 

Planea y organiza tu día a día 

 
No existe fórmula mágica para aprender a compatibilizar la rutina diaria con tu vida personal. La clave, como siempre, está en la organización. Recupera tu agenda, crea un calendario digital en la tableta o cuélgalo en papel, bien grande, en tu despacho. Si no eres organizado y nunca lo has sido, llegará un momento en el que necesites planificar tu día a día. Y aunque a veces resulte complicado, porque no tienes proyectos fijos ni obligaciones a largo plazo, dedica los primeros minutos de tu jornada a definir prioridades y a organizar las entregas. Tus clientes lo agradecerán y tú dejarás de bailar en el peligroso terreno de la improvisación. Si optimizas bien tu tiempo, el final del día no llegará por sorpresa con un montón de trabajo sobre la mesa sin hacer… 
 
Si todavía no lo tienes, establece un horario que te permita dedicar tiempo a los proyectos profesionales, pero que también te deje respirar: tener tiempo para recoger a tus hijos en el colegio, comer con tranquilidad, acudir al gimnasio o simplemente tomarte un respiro. 
 

Respeta tus propios horarios

 
Si has decidido dejar de trabajar los fines de semana o los viernes por la tarde, respétalo. Deja claro a tus clientes cuales son tus horarios desde el principio y responde solo a aquellos mensajes de correo electrónico que sean verdaderamente urgentes. Te recomendamos crear un buzón especial para tus asuntos profesionales que te permita estar pendiente de cualquier proyecto urgente, pero que no te obligue a estar consultando la mensajería durante toda la jornada. 
 

Evita las pérdidas de tiempo innecesarias 

 
Si eres capaz de consolidar y respetar tu nuevo horario de trabajo, aprovecharás bien el tiempo y rendirás más. Deja claros cuales son tus objetivos a familiares y amigos para que traten de no molestarte durante ese tiempo. Evita responder a la mensajería instantánea, a no ser que sea urgente, y deja de consultar tus redes sociales cada dos por tres. Durante el tiempo que has establecido para el ocio o el descanso ya tendrás ocasión de comunicarte con tus amigos, compartir actualizaciones o salir a tomar un café. Contar con horarios te permitirá rendir más y ser verdaderamente eficiente. 
 

No olvides invertir tiempo en tu descanso

 
Los freelance que trabajan en casa suelen tener dos problemas importantes: sus horarios se alargan demasiado y casi nunca les queda tiempo para las vacaciones. Sé honesto contigo mismo. Trata de encontrar tiempo para el trabajo y espacio para disfrutar de tu tiempo libre. Organiza las vacaciones con antelación, teniendo en cuenta también el factor económico, y avisa (eso siempre) a tus clientes de que vas a estar unos días fuera. Cierra cualquier proyecto pendiente antes de marcharte o pacta nuevos plazos de entrega. Disfrutar de tus merecidas vacaciones te ayudará a regresar más relajado al trabajo y a empezar otra nueva etapa mucho más motivado. 



También te puede interesar:

Apps gratuitas que te ayudan a gestionar tu negocio

Cómo ser freelance y no morir en el intento
 
Facebook Twitter

Facebook Comments Box