Coworking: una tendencia de trabajo con futuro

08/04/2014
España es el tercer país con más espacios de coworking en el mundo, por detrás de EEUU y Alemania.

El coworking o cotrabajo es una tendencia empresarial que revoluciona la concepción de trabajo colaborativo y, aunque en su momento se pensó como una moda, ahora sabemos que no es pasajera y ha llegado para quedarse. Ya son muchos los profesionales freelance, pymes y emprededores que desde hace algunos años disfrutan de los beneficios de esta nueva forma de crear, producir, conectar, interactuar y colaborar.

Esta filosofía de trabajo consiste en compartir un mismo espacio laboral en el que cada persona se dedica a un proyecto propio e independiente pero, al mismo tiempo, se fomenta el trabajo colaborativo.

España es el tercer país del mundo con más espacios de coworking, solo por detrás de EEUU y Alemania, y son muchos los factores que influyen en su continuo crecimiento. Los inicios de estos espacios se remontan a principios de 2012 cuando comenzó como un experimento, pero tan solo 2 años después no paran de sumar adeptos, sobre todo en grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Si quisiéramos resumir en un solo concepto esta nueva forma de trabajo podría ser como "la mejor red social profesional". ¿Por qué? A continuación te damos todas las ventajas de ser coworker:

Ventajas para freelance

Factor económico
Si eres autónomo, un  espacio de coworking te permite trabajar en un lugar profesional sin tener que afrontar altos costes de alquiler y otros gastos derivados, a la vez que disfrutas de todos los beneficios “típicos de oficina”: acceso a internet, impresora, sala de reuniones, área común de cocina, etc. El precio de estos depende del tiempo de alquiler y espacios que precises (los precios oscilan entre los 40€ y 200€).

Productividad 
Ser freelance y trabajar desde casa tiene algunas ventajas: comodidad, tiempo para emplear en las tareas de casa y “ahorrar” en gastos de alquiler de espacios, entre otros. Pero los inconvenientes a veces son mayores, entre ellos: no separar la vida personal de la profesional, dificultad para crear un espacio propio para el trabajo, dedicar demasiadas –o no suficientes- horas al proyecto que se tiene entre manos, falta de motivación...
 
Sin embargo, un espacio de coworking proporciona la infraestructura –física y emocional- perfecta para crear y adaptarse a una disciplina de trabajo, gestión de tiempos y recursos y acercarse a otros profesionales. El ambiente creativo y productivo es siempre inspirador y motivador, por lo que te ayudará a mejorar tu eficiencia. Pagas por el tiempo que estás allí, por lo que sacas provecho de cada segundo.
 
Inspiración y colaboración trans-sectorial 
En un espacio de coworking cohabitan perfiles muy diferentes y de sectores muy alternos, por lo que el entorno de trabajo permitirá enriquecer tu propio proyecto con ideas variopintas y complementar tu punto de vista con el de los demás. Además, en caso que necesites ayuda o apoyo en algún proyecto, podrás intercambiar servicios con otros profesionales, o incluso encontrar nuevas oportunidades de negocio. Estos espacios favorecen las sinergias y proporcionan un lugar de encuentro idóneo para intercambiar opiniones e ideas. 
 
Comunidad
Otra de las grandes ventajas es que evitas el aislamiento resultante de trabajar solo en casa, que a veces puede ser desmotivador. Al no estar en casa solo y compartir espacio con más profesionales, tu motivación y satisfacción profesional aumentarán y podrás aprender nuevos aspectos de tu sector u otros. Por otro lado, te enterarás de  las tendencias en el mercado, nuevos trabajos y conocimientos, manteniéndote siempre a “la última” para no perder oportunidades. 

Ventajas para pymes

Factor económico
Al igual que en el caso de los freelance, para los emprendedores o directivos de Pymes, empezar a trabajar en un espacio de coworking brinda una gran flexibilidad económica, ya que dispones de todo el material y espacio necesario a un precio accesible. Las tarifas se adaptan a las necesidades de cada persona y las formas de pago varían: podrás pagar el acceso por día, por semana, por mes, etc.
 
Además, mientras tu idea emprendedora o startup crece, estos espacios suelen ser grandes y flexibles y te permitirán incorporar  nuevas personas a tu proyecto antes de dar el salto al alquiler de un espacio propio. 
 
Flexibilidad
Los primeros pasos de una startup son inciertos y no todos los meses se tienen las mismas necesidades. Al principio quizá tengas que dedicar menos horas o tengas menos reuniones con posibles clientes o partners, pero a media que avances y tu startup crezca, precisarás salas mas amplias u horarios mas flexibles, por lo que estos espacios te brindarán las facilidades para que ajustes las tarifas a las necesidades que tengas.
 
Imagen
En el mundo empresarial es muy importante la imagen, por lo que si tienes una reunión importante y trabajas desde casa, tus opciones se limitarían a reunirse en tu casa o en un bar. Sin embargo, al alquilar una sala bien acondicionada durante algunas horas en un espacio de coworking, darás un aspecto totalmente profesional y generará mayor confianza a tu posible nuevo cliente o socio.
 
Comunidad
Sin duda, al compartir espacio con otros profesionales, podrás absorber todo como una esponja. No tengas reparo en enseñar tu proyecto, pide ayuda u opinión al resto de empresarios o freelance para mejorar tus ideas. Además, tendrás la oportunidad de formar nuevos equipos de trabajo de diferentes sectores (imagen corporativa, administración, comunicación on/offline, área legal..) y contar con más gente en próximos proyectos.
 

 

Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box