¿Qué gastos puede deducirse un freelance que trabaja desde casa?

28/02/2014
Los profesionales que lleven a cabo su actividad profesional desde casa tienen la posibilidad de deducirse algunos gastos en sus declaraciones anuales y trimestrales de IRPF e IVA, respectivamente.
Antes de empezar, define qué porcentaje de vivienda utilizas

La mayoría de freelance que desarrollan su actividad profesional (que no comercial) en casa solo ocupan un porcentaje bien determinado de la vivienda. Este espacio suele coincidir con una habitación o con una planta, en todo caso. Hacienda te pedirá que especifiques exactamente cuántos metros cuadrados utilizas para llevar a cabo la actividad. Tendrás que hacerlo en el Modelo 036, utilizando las casillas indicadas para este efecto. Necesitarás tener a mano la referencia catastral de la vivienda (si no la encuentras en la escritura puedes consultarla en la sede electrónica del Catastro) y ver exactamente cuántos metros cuadrados tiene la vivienda para calcular la afectación exacta. Ese mismo porcentaje es el que te podrás deducir de tus gastos. 
 
Por ejemplo, si el despacho en el que desarrollas tu actividad ocupa el 30% de la vivienda, podrás deducirte el 30% de la factura de la luz, del gas, del teléfono y de cualquier otro servicio que tengas contratado. Aunque lo más adecuado en estos casos es tener dos contadores (uno para los gastos de vivienda y otro para los gastos de la actividad profesional), no siempre es posible. En ese caso se tiene que valorar la actividad y necesidades individuales de cada profesión para saber qué podemos deducir. Ante cualquier duda, lo más recomendable es dirigirse al apartados de consultas vinculados a la Agencia Tributaria para plantear cada caso de forma individual.
 
Más gastos deducibles de la vivienda 

Los freelance que tengan la vivienda en propiedad podrán deducirse el porcentaje correspondiente al espacio que utilizan de otros gastos como son los intereses del préstamo hipotecario, la amortización fiscal del inmueble, los impuestos locales (IBI, alcantarillado, tasas de basura), el seguro del hogar o la cuota de la comunidad de vecinos. Lógicamente, también podrán imputarse el 100% de los gastos de mobiliario, equipos informáticos, etcétera. 

Distinto es el caso de los profesionales que viven y trabajan en una vivienda de alquiler. Estos podrán deducirse el porcentaje de las cuotas de alquiler correspondiente a los metros cuadrados de la casa que se dedican a la actividad profesional, así como los gastos de comunidad y otros impuestos, siempre y cuando estén incluidos en la cuota del alquiler. 
 
Otros gastos

Los autónomos que estén llevando a cabo su actividad profesional desde el hogar (esto incluye a los que estén en situación de alquiler y a los propietarios) podrán deducirse al 100% todos aquellos productos y servicios que sean imprescindibles para prestar su actividad. De este modo, antes de hacer cualquier declaración del IVA o del IRPF conviene recopilar todos los recibos y facturas que contemplen los pagos realizados mes a mes a la Seguridad Social, los servicios profesionales, material de oficina, publicidad, gastos de desplazamiento, formación, servicios informáticos, etcétera. Todos tendrán que estar debidamente documentados a través de facturas y registrados en los libros de gastos por si Hacienda los solicitara en cualquier momento. El plazo que se reservan para hacer cualquier revisión es de cinco años, así que tendrás que conservar tus facturas durante ese tiempo prudencial. 
 
*Gracias a todos por vuestros comentarios, hemos verificado con una gestoría lo que se explica en este post. La Agencia Tributaria no tiene un listado cerrado de gastos a deducir, dependerá de cada caso. Para más información puedes consultar la sección INFORMA dentro de la web de la Agencia Tributaria. 

También te puede interesar: 
Primeros pasos para establecerte como freelance
¿Puedo facturar sin darme de alta como autónomo?
 
Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box