Pymes: cómo reinventarse para ser más competitivo

05/03/2014
La renovación vital a la que deben someterse las empresas va más allá de la mera modernización de modelos de negocio, comercio, comunicación y marketing. También se vuelve imprescindible un gran cambio en la gestión de los recursos humanos.
pymes trabajo freelance
Desde hace unos años, y acelerado por las tecnologías de la información y la comunicación, las relaciones profesionales han ido cambiando, y esta constante transformación ha tenido un efecto directo en la supervivencia y éxito de todas aquellas empresas cuya estructura rígida y jerarquizada se ha flexibilizado, dinamizado y ha adoptado nuevas sinergias laborales. 
 
Según un estudio llevado a cabo por Accenture, "para competir en el futuro, las organizaciones necesitan  buscar el talento más allá de los confines de las paredes de la propia empresa e incluir nueva fuerza de trabajo externa: una red global de contratistas externos (empleados freelance), socios de outsourcing, proveedores, socios estratégicos y otros trabajadores externos.
 
Al unir el potencial de la fuerza de trabajo freelance y la de los empleados permanentes, las empresas pueden maximizar sus ventajas competitivas y obtener grandes beneficios, incluyendo la agilidad y el acceso al valioso talento.
 
Los trabajadores freelance aportan creatividad, dinamismo y expertise a los proyectos y son de gran apoyo para los trabajadores fijos de una empresa. Las ventajas de contratar por proyectos son muchas. Aquí revisamos algunas de ellas:
 
Objetividad
El freelance se caracteriza por su diversa experiencia de trabajo para clientes de diferentes sectores e industrias. Esto le ofrece mucha competencia y conocimiento del mundo laboral, aportando una visión objetiva, fresca y global al proyecto para el cual se lo contrata.
 
Rápidos en respuesta
Una cualidad del freelance es su respuesta rápida. Al no pertenecer a ninguna empresa y no ser un "eslabón" de una larga cadena burocrática de trabajadores y superiores, optimizan sus habilidades y recursos para responder rápidamente a las necesidades del cliente.
 
Tiempo
Suelen tener buena disponibilidad horaria y utilizan su tiempo de manera eficiente. Al trabajar por proyectos, gestionan sabiamente sus horarios para cumplir con las fechas de entrega.
 
Comunicación directa
El freelance no tiene intermediarios, ni precisa coordinadores. Esto permite que el freelance hable directamente con el manager del proyecto y conozca de primera mano las necesidades y objetivos. El feedback se vuelve más dinámico y eficiente.
 
Confianza 
Una de las claves en la relación freelance-empresa es la confianza. Al ser encomendado con un proyecto, el freelance nutre una relación de confianza con el director del proyecto o empresa que lo ha contratado a través de un permanente contacto, cumpliendo los objetivos y demostrando responsabilidad. Es el factor más importante para que el trabajo sea realizado con eficiencia y la comunicación sea fluida y cómoda, permitiendo así entregar un trabajo de calidad.
 
Motivación general
Un freelance no tiene un ingreso fijo al mes. Sabe que se lo contrata por proyecto y que un cliente feliz es un cliente que no solo volverá a llamarle cuando tenga otro proyecto, sino que lo recomendará a otros empresarios. Este factor, unido a la gran competencia hacen que el freelance se mantenga motivado para dar lo mejor de sí en cada momento, para cada proyecto. 
 
Precio
No es (o no debería ser) el factor más importante y determinante, pero sí es uno de los que más atrae a las empresas. A diferencia de un empleado de plantilla, a un freelance se recurre en momentos concretos y para proyectos puntuales, por lo que la empresa economiza en espacio de oficina y gastos diversos, a la vez que mantiene un alto nivel de productividad.

 
Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box