Cómo gestionar tu tiempo si trabajas para varios clientes

16/03/2015
Conseguir trabajar para diferentes clientes es todo un reto para cualquier freelance, pero una vez lo has logrado quedará superar otra fase: aprender a gestionar el tiempo para conseguir sacar adelante todos los proyectos encargados
Gestionar tiempo
La vida del freelance se divide en dos épocas: las de muy poco trabajo y las de demasiado trabajo. Cuando pasas por esta segunda fase lo último que quieres es tener que renunciar a alguno de los trabajos encargados, así que acabas haciendo malabares para que todo salga adelante, aunque esto signifique dormir poco, comer cualquier cosa y cruzar los dedos para no caer enfermo.
 
Queremos ayudarte a encontrar la solución, así que te explicamos 3 prácticas que te ayudarán a gestionar tu tiempo cuando tengas que lidiar con diferentes proyectos a la vez.
 
1. Márcate un horario diario para cada trabajo
 
La flexibilidad es una ventaja de la vida del freelance, pero esto no significa que puedas trabajar pocas horas y ganar el dinero de una jornada entera. Los freelance con éxito se marcan un horario cada día para trabajar, igual que si estuvieran en una empresa. Como freelance no sólo debes ocuparte del trabajo de tus clientes, sino que además debes dedicar tiempo a hacer marketing para ganar futuros clientes y asegurar el crecimiento de tu negocio.
 
En tu horario diario debes incluir las horas que le dedicarás a cada trabajo, pero también las tareas que quieres terminar cada día. De este modo te centrarás en acabar trabajos y tendrás la sensación de que estás avanzando en tus proyectos. Es mejor empezar con pocas tareas y asegurarte de que puedes terminarlas a tiempo que querer abarcar muchas tareas y que la mitad te queden para el día siguiente. Si esto ocurre, céntrate en finalizar las que te quedaron el día anterior antes de afrontar nuevas tareas.
 
2. Utiliza herramientas de gestión
 
No olvides que el dinero que ganas viene directamente de tus clientes. Todo lo demás, aunque también es importante, es secundario. Optimiza todo lo que puedas el tiempo dedicado a las gestiones de negocio. Utiliza herramientas para hacer un seguimiento de las horas que dedicas a cada proyecto y para marcar las tareas que debes hacer. Y siempre que puedas externaliza todo aquello que no tiene que ver directamente con tu fuente de ingresos. Externalizar todos los temas financieros a un gestor, por ejemplo, no solamente te ayudará a ahorrar tiempo, sino que lo tendrás todo mejor organizado y te evitarás más de un susto.
 
3. Minimiza las distracciones
 
Aunque hay estudios que demuestran que las personas que trabajan desde casa finalizan las tareas en menos tiempo que las personas que trabajan en oficina, debido sobre todo a las interrupciones de los compañeros de trabajo, hay que decir que en casa puedes tener muchísimas distracciones también: animales, niños, vecinos con la música a todo volumen…
 
Incluso algo tan común como una llamada de teléfono o un email relacionado con el trabajo puede suponer una distracción de tus tareas diarias. Lo ideal es que en tu horario dejes un espacio para gestionar el email o hacer llamadas pendientes, preferiblemente al principio y final de tu jornada. Para todo lo demás, cierra la puerta de tu despacho, pon un cartel o alguna señal para que tu familia o compañeros de piso sepan que estás trabajando y aléjate todo lo posible de las fuentes de ruido externas.
 
Trabajar por tu cuenta te permite controlar prácticamente todos los aspectos de tu carrera, pero para tener éxito necesitas saber gestionar tu tiempo, poner foco en las tareas que generan ingresos y poner límites a las distracciones que ralentizan tu trabajo. 
 
También te puede interesar: Ser madre y autónoma: el reto
 
Facebook Twitter

Facebook Comments Box