Tres consejos de oro para encontrar traductores freelance de calidad

20/08/2014
La externalización de servicios se está convirtiendo en una solución muy eficaz para aquellas empresas que desean expandir su negocio más allá de las fronteras. En estos casos, contar con un traductor profesional es clave para internacionalizarnos
En la actualidad existen muchas personas que manejan correctamente varios idiomas y que pueden comunicarse ágilmente en distintos contextos. También existen traductores automáticos, pero lo cierto es que para comunicarnos de manera efectiva con nuestros clientes, lo que nos conviene es la ayuda de un buen profesional de la traducción. Aquí tienes tres consejos de oro para encontrar al mejor. 
 
Contrata a un profesional de la traducción
 
Parece una obviedad, pero contratar a un profesional freelance que realmente esté preparado para la compleja tarea de traducir no es tan sencillo como parece. Como te indicábamos, no basta con que esa persona conozca el idioma al que necesitamos traducir nuestros textos. No todos tenemos las mismas habilidades a la hora de redactar textos, así que asegúrate de que el traductor que contratas tiene la titulación necesaria para efectuar este trabajo y que cuenta con una experiencia lo suficientemente sólida como para entender el sentido del texto, utilizar las palabras más adecuadas en cada contexto, ser capaz de redactar correctamente en el estilo demandado y dominar, en general, el arte de la escritura. Además, deberías verificar que tiene conocimientos expresos del tema acerca del que necesitas escribir. Solo así conseguirás que tus textos sean fieles a las comunicaciones originales y que tus nuevos clientes se sientan bien acogidos en su idioma.
 
Asegúrate de que traduce hacia su idioma materno
 
Al contratar a tu próximo traductor freelance de cabecera deberás tener en cuenta una cuestión fundamental. Asegúrate de que el profesional traduce los textos hacia su idioma materno y no a la inversa. Por ejemplo, si necesitas traducir del español al inglés, lo ideal será que el profesional elegido tenga el inglés como idioma materno y no al revés. Y aunque aquí existen profesionales capaces de escribir y/o traducir textos a otro idioma de manera correcta, son muy pocos los que consiguen resultados óptimos sin ser nativos. Haber nacido y vivido en el país en el que se va a publicar el documento es otro punto a favor del traductor, cuyos resultados serán, sin duda, mucho más fieles a la realidad idiomática de los hablantes a los que te diriges. 
 
Comprueba su metodología de trabajo 
 
Como ocurre al contratar a cualquier otro profesional freelance, será eminentemente necesario que antes de poner en marcha el proyecto sepáis cómo va a desarrollarse y cuál será la metodología de trabajo que váis a seguir ambas partes. En tu caso, como empresa, debes asegurarte de que puedes mantener una comunicación fluida con el profesional para aclararle cualquier duda que pueda surgir durante el proceso de traducción y que él también es capaz de responder a tus consultas en un plazo de tiempo razonable o con la urgencia que necesitas. 
 
Desconfía de aquellos profesionales que propongan un precio demasiado bajo y prometan tiempos de entrega imposibles. Antes de aceptar la colaboración de cualquier traductor, sería interesante que pudieras pedir referencias, saber si sus clientes lo recomiendan, comprobar su perfil en redes sociales profesionales e incluso obtener una muestra de traducción gratuita. Puedes realizar una prueba proporcionándole un fragmento de texto corto, relacionado con la temática del contenido que deberá traducir. Cuando lo tengas, puedes cotejar el resultado con un nativo y tomar, entonces sí, la decisión definitiva. 
 

 
 
 
Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box