Cómo encontrar a los mejores redactores freelance para tu negocio

13/08/2014
Sabemos que la creación de contenidos es una buena manera de ganar audiencia y clientes para nuestra empresa, pero a menudo no sabemos ni por dónde empezar. Contratar un redactor freelance puede ser una solución a este problema. Pero, ¿cómo encontrarlo?
En los últimos años, la proliferación de blogs y redes sociales ha repercutido de manera patente en la necesidad de generar contenidos de calidad para ganar audiencia y clientes. Este hecho también ha contribuido a la consolidación de una profesión cada vez más extendida, la de redactor freelance: un profesional autónomo que se dedica a escribir textos para otras empresas y negocios. Encontrarlo puede ser relativamente fácil, pero… ¿sabrías distinguir y seleccionar al profesional más adecuado para tu empresa?
 
Revisa su experiencia y trabajos anteriores
 
Como si te enfrentaras a la contratación de cualquier otro profesional para incorporarlo a tu plantilla, será necesario que revises la experiencia del profesional que tienes delante. En este caso, tanto si accedes a un buscador de freelance como si recibes su propuesta de manera proactiva, sería conveniente que le pidieras el CV y pudieras revisar su portfolio. De este modo, podrás comprobar para qué empresas ha trabajado, qué tipo de proyectos ha llevado a cabo y qué referencias pueden ofrecerte sus clientes. 
 
Es probable que el redactor no pueda facilitarte algunos trabajos debido a cláusulas de confidencialidad, pero lo normal sería que tenga la posibilidad de enviarte una muestra de parte de sus textos y/o publicaciones. Si lo que necesitas es comprobar su destreza en un campo muy determinado y lo que ves no te resulta concluyente, puedes pedirle una pequeña prueba que te ayude a determinar la conveniencia de su perfil.
 
Verifica que estás ante un profesional especializado
 
Lamentablemente y como ocurre en muchas profesiones emergentes, la de redactor freelance también está copada de personas que practican el intrusismo. Muchas de ellas trabajan por un coste escandalosamente asequible y en la mayoría de ocasiones, ofrecen contenidos de pésima calidad. En este punto debemos recordarte que los textos que este profesional te proporcionará se convertirán en la carta de presentación de tu empresa o negocio, así que lo que  te recomendaríamos es contratar a un profesional que pueda proporcionarte la máxima calidad exigible. 
 
A la hora de seleccionar a un redactor freelance de confianza debes asegurarte de que te encuentras ante un profesional cualificado. Los filólogos son, sin duda, los mejores expertos en la confección de textos, pero también podrás sentirte muy bien respaldado por periodistas y profesionales especializados en la materia. Por ejemplo, si necesitas poner en marcha un blog sobre economía, será necesario que el filólogo o periodista que vaya a ponerse al frente del proyecto tenga conocimientos específicos sobre la materia. Pero probablemente también pueda ayudarte un economista que se dedique a escribir artículos. En ese caso, lo ideal será que tenga destreza a la hora de adaptar los contenidos a la lectura y sea capaz de convertir explicaciones demasiado densas en textos ágiles, ajustándolos al segmento de público al que deseas dirigirte. 
 
Además, puede resultarte de gran ayuda que el profesional también tenga conocimientos de SEO para conseguir un buen posicionamiento y acomodar el contenido a las exigencias de los nuevos soportes online. 
 
Comprueba cuál es su método de trabajo
 
Antes de dar por finalizado el proceso de selección, será necesario que conozcas a fondo de qué manera trabaja el redactor freelance cuyo perfil te ha resultado interesante. Bajo nuestra opinión, además de estar preparado, el profesional debe tender puentes de comunicación sólidos y ágiles con sus clientes, ser capaz de resolver rápidamente los problemas que puedan surgir y mantener una agenda y tiempos de entrega ajustados a tus necesidades.
 
Los detalles de confección, entrega y pago de cada proyecto deberán cerrarse con cierta antelación, quizá a través de la formalización de un contrato (aunque esto es totalmente opcional), para que ambas partes podáis trabajar de manera tranquila y organizada, sin prisas de última hora, pero siendo flexibles ante los inevitables contratiempos. Esto os ayudará a ganar confianza y a consolidar una relación profesional duradera y beneficiosa para los dos.
 
¿Todavía no conoces InfoJobs Freelance? Descubre la eficiencia de trabajar por proyectos
 

Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box