Emprender sigue siendo una alternativa contra la crisis

21/05/2015
Las empresas recurren a los freelance para dar salida a picos de trabajo y ahorrar costes
Emprender como alternativa freelance
Datos objetivos como el crecimiento del PIB en 2014 (1,4%) o la reducción de apenas dos puntos en la tasa de paro (23,7%) no son lo suficientemente alentadores como para que hablemos del fin de la crisis. Una crisis económica que arrastramos desde 2008 y que ha generado cambios en la sociedad a nivel transversal. 
 
Uno de los fenómenos que venimos observando desde entonces es la proliferación de nuevos autónomos o freelance que deciden auto emplearse para salvar los muebles. Esta tendencia ha cuajado porque las empresas también se han sumado a la tendencia y ahora contratan muchos más freelance que hace unos años. 
 
Las vacantes para freelance se han multiplicado por doce
 
El Informe Anual publicado por InfoJobs y ESADE lo confirma. Desde el inicio de la crisis, la cantidad de vacantes para trabajadores autónomos o freelance se han multiplicado por doce. En 2014 han alcanzado un magnífico crecimiento del 13%, lo que supone un total de 60.000 vacantes, que no es poco. Si comparamos este dato con las 5.000 vacantes publicadas en 2008, justo antes de iniciarse la crisis, veremos que este tipo de contratación ha experimentado un aumento sin parangón, lo que refuerza la teoría de que los nuevos autónomos o freelance han prosperado en cuanto a número en plena crisis. 
 
Pero, ¿por qué las empresas contratan a freelance?
 
La mayoría de empresas que contratan a profesionales autónomos o freelance lo hacen por dos razones muy poderosas: 
 
- Dar salida a picos de trabajo que no pueden asumir internamente. Ocurre cuando los trabajadores que la empresa tiene en plantilla no disponen de tiempo para ponerse manos a la obra con un proyecto determinado o complementario. Las colaboraciones externas pueden resultar muy útiles y provechosas, sobre todo si se trabaja codo con codo con el profesional.
 
- Ahorrarse los costes de contratación y otros gastos logísticos. Al contratar a un freelance, la empresa no tiene que hacerse cargo de los pagos a la Seguridad Social y otros complementos. Tendrá que asumir las facturas del profesional con el que trabaja como si de un proveedor más se tratara. Tampoco tendrá que correr con otros gastos como pueden ser equipos informáticos, gastos de material, telefonía y consumos. 
 
A estas dos razones tenemos que añadir lo ventajoso que puede resultar para las empresas contratar a un autónomo especialista, cuyas habilidades no tienen de manera específica los profesionales en plantilla. Al cabo del tiempo y tras haber llevado a cabo distintos proyectos, la relación entre la empresa y el freelance puede ser realmente provechosa y duradera en el tiempo. Un salvavidas, en muchos casos, que conviene no desechar. 
 
También te puede interesar: 5 ventajas de ser freelance
Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box