"Contratar a freelance estimula la creatividad y la productividad"

31/03/2014
Entrevista a Maite Moreno, fundadora y CEO de Monday Happy Monday, la primera empresa de gighunting del país
Maite Moreno, fundadora de Monday Happy Monday
Maite Moreno, fundadora y CEO de Monday Happy Monday, está convencida de que el modelo freelance ha llegado para quedarse y que cada vez serán más las empresas que utilicen esta nueva forma de trabajar por proyectos. En esta entrevista nos habla de las últimas tendencias en el mundo laboral y de las ventajas de trabajar con profesionales independientes.
 
¿El espacio físico en el trabajo acabará desapareciendo?
Obviamente, el concepto de espacio físico ha cambiado, dejando de ser un lugar para ser una experiencia. En el sector retail, por ejemplo, muchas tiendas han dejado de ser sólo un lugar para vender y no es de extrañar encontrar tiendas donde se hacen talleres relacionados con su actividad… En el mundo del trabajo está ocurriendo lo mismo debido a factores como los cambios demográficos. Así como para la generación de boomers el trabajo era la oficina, para los millennials es una actividad que, como cualquier otra, puede realizarse desde cualquier lugar.
 
No estar físicamente en la oficina todavía se asocia a menos productividad en España… 
Hace pocos meses mantuve una interesante charla con Rosa Serra, gran experta de las colonias industriales. Le pregunté acerca de cómo el paradigma de control, tan enraizado en aquella época, hoy podía interferir en la adopción de las nuevas tendencias en el mundo del trabajo. Me explicó que la causa se hallaba en la mentalidad mediterránea –norte y sur-, y la cultura religiosa. Existe la convicción de que cuando hay autoridad, hay orden. Esto es diferente en los países anglosajones, donde casualmente el modelo freelance está mucho más enraizado. En España nos falta práctica democrática. Por eso nos cuesta tanto confiar en los equipos, trabajar con personas de otras disciplinas, intercambiar conocimiento. Somos muy celosos de lo nuestro, nos cuesta compartir… La emergencia de la economía colaborativa ayudará a cambiar esta mentalidad. Nuestras empresas son todavía muy familiares. La propia Administración es piramidal. Se ha adoptado un nuevo lenguaje, pero no el núcleo duro del cambio.
 
¿El futuro del trabajo pasará por contratar a más profesionales freelance?
Absolutamente sí. El paradigma de dependencia también ha cambiado porque, en palabras de Gene Zaino, Managing Director de la consultora de MBO Partners, las empresas ya no pueden comprometerse con el compromiso. El modelo freelance ha llegado para quedarse. Hay muchos indicadores en este sentido: el creciente número de proyectos independientes, que los freelance puedan trabajar desde cualquier sitio, que no son específicos de ninguna generación o grupo de edad, el creciente número de iniciativas para responder a sus necesidades, el soporte de los social media… Y que muchos de los que han optado por este modelo no quieren volver al modelo tradicional.
 
En vuestra misión en Monday Happy Monday afirmáis que el uso de una fuerza laboral externa pone a la empresa por delante de la competencia.
El cambio a esta nueva manera de trabajar permite a las organizaciones lograr dos de las capacidades competitivas más codiciadas: agilidad en un entorno empresarial muy turbulento y el acceso a profesionales altamente cualificados. Por otra parte, el uso de una fuerza laboral externa fomenta la innovación: traer pensamiento y talento nuevo del exterior abre los ojos a la organización a las nuevas ideas y formas de hacer las cosas. Se aprovecha la inteligencia colectiva y la chispa de la innovación. 
 
¿Qué consejos les darías a start ups, PYMES y grandes empresas que se estén planteando trabajar con profesionales externos? 
Antigüedad y tamaño son variables independientes de la contratación de iPros (independent professionals). Cualquier tipo de empresa es susceptible de contratar profesionales independientes. ¿A cuál no le seduce el trinomio: talento + agilidad + flexibilidad?
 
¿Qué ventajas tiene trabajar con profesionales externos en comparación a tener a alguien en plantilla?
Ambos modelos no son excluyentes. Es más, deben  coexistir. Si se cumplen las predicciones de PWC acerca de la empresa naranja o el de Handy con sus organizaciones  trébol, habrá pocas personas clave en el núcleo. Éstas se dedicarán sólo a la actividad de valor de la organización, a la cadena de suministro, donde se incluirán los freelance, y a la relación con los clientes. El resto de trabajos y actividades serán  subcontratados. Por tanto, la plantilla fija en el core business y los iPros en el resto. 
 
¿Qué tipos de proyectos son los más recomendables para trabajar con freelance
Todavía hoy muchas empresas  utilizan el outsourcing sólo para los procesos administrativos, pero  el modelo freelance puede utilizarse de manera estratégica para tener personal de nivel superior en los procesos relacionados con el conocimiento. Así pues, cualquier tipo de proyecto donde el conocimiento sea importante es susceptible de utilizar este modelo.
 
¿Contratar a freelance estimula la creatividad?
Por supuesto. Y no sólo eso, también la productividad. Psicólogos organizacionales están descubriendo que la auto-expresión está íntimamente relacionada con la productividad. La independencia permite que la gente sea más auto-expresiva y, por tanto, más productiva. 
 
Hay gente que asocia contratar a freelance con más precariedad. ¿Qué les dirías?
Largo es el debate relativo a la figura del “falso autónomo” o la relación laboral encubierta. Los contratos son lo que son y no lo que las partes quieren que sean. La distinción entre un trabajador independiente y un empleado tradicional por cuenta ajena se basa en la realidad de las funciones desempeñadas por éste, los canales jerárquicos y comunicativos establecidos entre las partes y la integración en el día a día del profesional en la organización de la que depende, de uno u otro modo. En cualquier caso, ciertas empresas, y también trabajadores animosos de ahorrarse algunos impuestos y tener una mayor flexibilidad, acuden cada vez más a formas mercantiles de vinculación que resultan en la práctica papel mojado cuando se observa, detenidamente, la forma de colaboración y el sometimiento efectivo al poder de dirección y organización del empresario. Pero, sin duda alguna, en el momento de la extinción de la relación, todos queremos ser falsos autónomos, por razones obvias. Por tanto, ¡cuidado con esto! 
 
Por otro lado, está el justo pago al freelance. Hace unos meses visionaba un video que corría por la red que reinvindicaba el derecho de los trabajadores independientes a una remuneración justa por su trabajo. ¿Verdad que nunca le dirías a tu lampista que vas a pagarle con visibilidad a través de una recomendación, comentario o referencia en Facebook o Twitter, o una foto en Instagram o Pinterest? El conocimiento hay que pagarlo…
 
 
Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box