Cómo organizar tu tiempo: estrategias para autónomos ocupados.

24/07/2017

¿Utilizas adecuadamente tu agenda? ¿Has hecho todo lo que querías hacer hoy?  ¿Vas a conseguir los objetivos que te habías planteado? Quizás en el pasado no te propusiste unos objetivos claros y ahora ni tan siquiera tienes agenda. Organizar tu tiempo de manera eficiente te ayudará a conseguir resultados y a vivir más tranquilo. A continuación te damos tres claves para que apliques en tu día a día laboral:
 

Más a veces es menos: organiza tu horario.

Los autónomos suelen estar disponibles las 24 horas del día. Están siempre preparados para resolver cualquier duda a sus clientes a través de correo electrónico o vía telefónica, aunque los llames un domingo por la mañana en pleno desayuno. La cosa se complica cuando además trabajas en casa, con el despacho demasiado cerca. Es por eso que te recomendamos establecer un horario fijo para cumplir a raja tabla. Esto te permitirá, sin duda, estar más concentrado durante el tiempo de trabajo y descansar en horas intempestivas. Olvídate de responder el correo electrónico mientras terminas de cenar. Puedes configurarte un horario extenso y reservar al mismo tiempo tu propio espacio personal. Es una buena forma de estar más fresco y relajado. Te lo mereces, muy a pesar de que te encante tu trabajo.

Reserva también espacio para dedicar tiempo a tu familia, pero también a tus hobbies. Guarda tu tiempo libre para ir al cine, practicar deporte, leer o simplemente relajarte. Verás como tus clientes al final lo agradecen. Rendirás más.

 

Controla tus tareas pendientes y finalizadas: lleva tu agenda al día.

Trabaja sobre un horario al detalle. Rellena una agenda con tus tareas pendientes y hazlo en el soporte que prefieras. Puedes anotarlas en un papel y colgarlo en el corcho de tu oficina, pero también puedes utilizar el gran abanico de soportes electrónicos que actualmente tienes a tu disposición. Nos referimos a los teléfonos inteligentes o a las tabletas, con programas eficientes que te avisarán de cada tarea pendiente y descartarán aquellas que ya hayas llevado a cabo. Programa tus reuniones e incluso las gestiones personales, de manera que negro sobre blanco, todo quede más claro.


Prioriza: es la clave.

¿El correo electrónico te distrae? ¿Las peticiones improvisadas de tus clientes te traen de cabeza? Pues bien, la clave es priorizar. Tienes que marcar las tareas urgentes y darles prioridad. A su vez, también tienes que aplazar aquellas reuniones, encuentros o gestiones que puedan esperar, siempre situándolas en un lugar de tu agenda para resolverlas a posteriori. Te recomendamos que reserves y agrupes tu tiempo para realizar las visitas a tus clientes, tus reuniones o gestiones con proveedores. De esta manera, incluso podrás programar las actividades mes a mes, dejando para el final lo menos importante o simplemente gestionando tus quehaceres según las necesidades de tu negocio.

Te recomendamos que pongas en práctica estos consejos cuanto antes. Estaremos encantados de leer tus opiniones para ver cómo te han beneficiado estos cambios. Seguro que con tu experiencia puedes ayudar a otros profesionales como tú. ¡Suerte!

Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box