Claves para una buena relación profesional con un freelance

29/04/2015
Cada vez son más las empresas que contratan freelance para dar salida a picos de trabajo puntuales o para obtener la colaboración de un profesional experto en una determinada materia
Buena relación laboral
Según la Radiografía del mercado freelance realizada por la consultora Tower Lane en colaboración con InfoJobs, el 65% de las empresas españolas ya contrata autónomos. Pero, ¿son todos los colaboradores freelance buenos colaboradores?, ¿es posible contar con profesionales fieles y mantener una buena relación profesional con ellos aunque no estén contratados de forma fija en la empresa? 
 
¿Dónde encontrar a un buen colaborador?
 
Lo primero que debes tener en cuenta antes de adjudicarle un proyecto a un freelance son sus referencias. Si conoces personalmente al profesional, si ya trabajó para la empresa con anterioridad o si viene recomendado por alguien en quien confías, tienes información muy valiosa en tu poder. Esto es, sin duda, lo que más te ayudará a la hora de elegir a un buen colaborador para una tarea inmediata o para el futuro. 
 
Si no cuentas con referencias, será necesario acudir a plataformas de búsqueda de freelance o redes sociales profesionales. De este modo podrás examinar su CV y obtener referencias de aquellas empresas que ya forman parte de su cartera de clientes.
 
Claves para una relación duradera 
 
La mayoría de profesionales freelance trabajan para varias empresas, así que es muy probable que su agenda esté bastante apretada. Para iniciar con buen pie vuestra relación profesional y hacer que esta sea lo más positiva y duradera posible, te recomendamos: 
 
1. Acordar una primera reunión física o a través de videoconferencia, para contarle de viva voz el funcionamiento de tu empresa y las características del proyecto para el que necesitas su ayuda. 
 
2. Aporta toda la documentación necesaria para que el profesional en cuestión tenga toda la información para estudiar el proyecto, conocer tus necesidades y ofrecerte una propuesta ajustada. No des nada por sentado. Tú conoces perfectamente en qué consiste la tarea, pero ese profesional, no. Ayúdale en todo lo que puedas. 
 
3. No intentes engañarle. Siempre existirá alguien que querrá aprovecharse de la buena voluntad de cualquier profesional en busca de clientes. Trata de ser generoso – él también deberá serlo contigo, claro está – y de apreciar como es debido el trabajo de ese profesional. Si se siente valorado, seguro que dedica más horas a tu proyecto y al final, todos salís beneficiados. 
 
4. Mantén un contacto permanente. Es lo más recomendable para estar al día de cómo avanza el proyecto y resulta claramente necesario para aclarar dudas y resolver escollos que puedan surgir por el camino. No dejes correos sin contestar y llamadas sin atender. ¡Hay alguien trabajando para ti al otro lado! 
 
No hay secretos para conseguir una buena relación entre una empresa y un colaborador freelance, pero está claro que siguiendo estos consejos abonarás el terreno para que vuestro enlace profesional fluya de la mejor manera posible y puedas contar con ese freelance por muchos proyectos más. 
 
 
Facebook Twitter

Más artículos sobre:

Facebook Comments Box