Ayudas y subvenciones para hacerse autónomo

17/07/2014
Para sufragar los gastos iniciales de emprender un negocio, el gobierno central y las comunidades autónomas ofrecen ayudas y subvenciones a los nuevos trabajadores freelance

A continuación te explicamos las ayudas económicas básicas que te ofrecen los organismos oficiales.

La Reforma Laboral aprobada por el gobierno (2012), las Medidas de Apoyo al Emprendedor (2013) y la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su tramitación (2013) han supuesto un cambio importante en el campo de las bonificaciones para el pago de las cuotas de cotización a la Seguridad Social y del IRPF.

Bonificaciones en el pago de las cuotas a la Seguridad Social e IRPF:

- Tarifa plana para mayores de 30 años

Desde este año, todos los autónomos (incluyendo los mayores de 30 años) pueden beneficiarse de la tarifa plana para autónomos por la que podrán abonar una cuota de 50 euros mensuales. Para poder acogerse a esta modalidad, no hay que haber estado dado de alta como autónomo en los cinco años anteriores ni tampoco emplear a otros trabajadores. Tampoco podrán acogerse a esta modalidad aquellos autónomos que sean a su vez administradores de sociedades. Hay que tener en cuenta, además, que la cuota irá variando a lo largo de los 18 meses siguientes. Se establece una reducción del 80% de la cuota durante los seis primeros meses, del 50% en los seis siguientes y del 30% en los meses del 13 al 18.

 

Bonificación en el pago de las cuotas de la Seguridad Social

Todos los nuevos autónomos, independientemente de la edad que tengan, optarán durante los 15 primeros meses a un descuento del 30% en la cotización mensual a la Seguridad Social.

 

- Reducción en el pago del IRPF

Durante los tres primeros años sólo estarás obligado a declarar el 9% del IRPF en todas las facturas, para luego pasar a declarar el 21%, que es el tipo impositivo vigente.

 

- Cese de actividad por maternidad, paternidad y situaciones asimiladas

Pueden acogerse a esta bonificación aquellas autónomas y autónomos por situación de maternidad, paternidad, adopción, acogimiento, riesgo o lactancia natural. Si son sustituidos por trabajadores desempleados con contrato de interinidad recibirán el 100% de la bonificación de la cuota mínima de autónomos durante el tiempo de sustitución.

 

- Discapacidad

Los autónomos con un grado de discapacidad igual o superior al 33% podrán optar a una bonificación del 50% de la cuota durante los cinco años siguientes después del alta. Ahora, los trabajadores discapacitados que sean menores de 35 años también podrán beneficiarse de una reducción del 80% durante el primer año de actividad, con el requisito de no haber estado dados de alta como autónomos en los últimos cinco años. Además, con la Ley de Emprendedores, los autónomos discapacitados también podrán beneficiarse de seis meses de tarifa plana o de doce, en el caso de que sean menores de 35 años.

 

- Autónomos colaboradores

Los familiares autónomos o autónomos colaboradores tendrán derecho a una bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante los 18 meses siguientes al alta. De este modo se verán compensados aquellos familiares que hasta ahora no cotizaban pese a colaborar en el negocio familiar.

 

- Autónomos de Ceuta y Melilla

Los autónomos que trabajen en actividades relacionadas con el comercio, el turismo, la hostelería o la industria en Ceuta y Melilla podrán beneficiarse de una bonificación del 50% con carácter indefinido.

 

- Situaciones especiales

A todas las anteriores tenemos que añadir una serie de situaciones especiales por la que los autónomos se beneficiarán de una reducción de la cuota. En este apartado encontramos a los autónomos pluriempleados, que se beneficiarán de un bonificación del 50%; a los que se dedican a la venta ambulante o a domicilio, con la posibilidad de elegir una base de cotización mínima de hasta 472,20 euros mensuales y a los autónomos mayores de 65 años, siempre y cuando hayan cotizado 35 años, para beneficiarse de la exoneración de las cuotas.

 

- Capitalización del desempleo 

La capitalización de la prestación por desempleo es una excelente ayuda para aquellas personas desempleadas que están interesadas en emprender un nuevo negocio como profesionales freelance. Permite cobrar de una sola vez (de aquí que también se llame pago único) el importe de la prestación por desempleo que nos corresponda. 

Pueden solicitarla todos los que no estén dados de alta en la Seguridad Social y tengan derecho a percibir, al menos, tres mensualidades del subsidio. Otro requisitos son:

- No haberse beneficiado del pago único en los 4 años anteriores a su solicitud.

- Acreditar el alta reciente como trabajadores autónomos. A partir de la fecha de aprobación del pago único tendrán un mes para iniciar la actividad. 

Podrá solicitarse el pago del 100% del total de la prestación (en el caso de jóvenes y personas con discapacidad, pero ahora también de mayores de 30 años) o bien del 80% (destinando el 20% restante al pago de las cuotas como autónomo a la Seguridad Social). Otra opción es la que permite destinar el 100% de la prestación al pago de las cuotas. 

La solicitud y documentación requerida tendrán que presentarse en una oficina del SEPE (Servicio de Empleo Público Estatal). 

 

Otras ayudas previstas para los autónomos

El Consejo de Ministros de Empleo de la Unión Europea ha aprobado para 2014 el Fondo de Ajuste para la Globalización (EFG) con más de 900 millones de euros que se destinarán al apoyo de programas para autónomos en paro y parados de larga duración entre 2014 y 2020.

 

- Subvención por el establecimiento como trabajador autónomo o por cuenta propia hasta un máximo de 10.000 euros. Se trata de una subvención gestionada por las Comunidades Autónomas. Debido a los consabidos recortes no podemos asegurar que se conceda a todos los perfiles establecidos (desempleados, jóvenes desempleados menores de 30 años, mujeres desempleadas, mujeres desempleadas con discapacidad, desempleados con discapacidad o mujeres víctimas de violencia de género). Suele ser requisito sine qua non haber realizado una inversión de al menos 5.000 euros para el negocio.

 

- Subvención para formación. Existen subvenciones para la formación de trabajadores autónomos que pueden llegar hasta un 75% de la formación recibida, con un máximo de 3.000 euros. 

 

- Subvención para asistencia técnica. En este caso también puede llegar a subvencionarse un 75% del coste, con un tope máximo de 2.000 euros. 

 

- Subvención para la solicitud de un crédito financiero. Con un límite para la subvención de 10.000 euros, el solicitante podría pedir una reducción de hasta cuatro puntos en el interés del préstamo bancario. La inversión mínima es de 5.000 euros. 

 

La naturaleza de estas ayudas, así como los programas específicos de cada Comunidad, tendrán que ser cotejados y solicitados en los Institutos Públicos de Empleo. Allí te informarán sobre el tipo de subvenciones y ayudas disponibles, así como de los trámites y pasos que debes seguir para solicitarlas.

 

También te puede interesar: Cómo ahorrar dinero siendo freelance

 

Facebook Twitter

Facebook Comments Box