• 27/08/2014
    Si eres trabajador autónomo o freelance tienes la obligación de presentar a tus clientes una factura por cada uno de los trabajos que realices. El documento tendrá que cumplir con unas normas e incorporar ciertos elementos de forma indispensable.
    La factura ordinaria es un documento que sirve como prueba de una transacción comercial con fines tributarios. Existen distintos tipos de facturas, pero la factura ordinaria es la que tendrás que realizar de manera habitual al terminar la prestación de cada servicio o la venta de un producto. Sea como sea, todas las facturas tienen que contar con una serie de datos obligatorios para que el documento sea válido. Son los siguientes: 
     

    Más artículos sobre:

    27/08/2014